Búsqueda
Español
  • English
  • 正體中文
  • 简体中文
  • Deutsch
  • Español
  • Français
  • Magyar
  • 日本語
  • 한국어
  • Монгол хэл
  • Âu Lạc
  • български
  • Bahasa Melayu
  • فارسی
  • Português
  • Română
  • Bahasa Indonesia
  • ไทย
  • العربية
  • Čeština
  • ਪੰਜਾਬੀ
  • Русский
  • తెలుగు లిపి
  • हिन्दी
  • Polski
  • Italiano
  • Wikang Tagalog
  • Українська Мова
  • Otros
  • English
  • 正體中文
  • 简体中文
  • Deutsch
  • Español
  • Français
  • Magyar
  • 日本語
  • 한국어
  • Монгол хэл
  • Âu Lạc
  • български
  • Bahasa Melayu
  • فارسی
  • Português
  • Română
  • Bahasa Indonesia
  • ไทย
  • العربية
  • Čeština
  • ਪੰਜਾਬੀ
  • Русский
  • తెలుగు లిపి
  • हिन्दी
  • Polski
  • Italiano
  • Wikang Tagalog
  • Українська Мова
  • Otros
Título
Transcripción
A continuación
 

Mensaje por el Día del Padre de la Maestra Suprema Ching Hai (vegana) 14 de junio de 2024

Información
Descargar Docx
Leer más
El viernes 14 de junio, nuestra Amantísima Maestra Suprema Ching Hai (vegana) transmitió entre lágrimas un sentido mensaje a todos los padres con motivo del Día del Padre, recordándonos el inmenso amor y devoción parental que tenemos la bendición de recibir de ellos y que siempre deberíamos tratar de honrar y apreciar a nuestros padres.

Amadísimos, queridísimos padres que amo, que me han estado alimentando, criando y sacrificando todo por mí, vida tras vida - tanto si nos hemos vuelto a encontrar como si aún no - os ofrezco mi más sincera gratitud. Que Dios os bendiga a todos en cualquier situación en la que os encontréis.

Los hijos, incluida yo misma, nunca hemos sido tan buenos como deberíamos. Siendo jóvenes e ignorantes de las dificultades de la vida, no hemos... bueno, no todos nosotros hemos correspondido verdaderamente a vuestro amor y bondad, como debería hacerlo un hijo. Y cuando ya os hacéis mayores, débiles, frágiles o no os encontráis bien, sólo venimos de vez en cuando a saludaros o a traeros algún estúpido regalo. Yo pensé que los hijos nunca debían dejar a los padres. Por lo menos, vivir siempre cerca para que siempre que lo necesites, los hijos puedan correr a tu casa y cuidarte. Os deseo todas las mejores y abundantes Bendiciones de los Cielos y de la Tierra y de cualquier otro lugar posible.

No hay nada que pueda compararse al amor del padre: sacrificio silencioso, humilde resiliencia, luchando contra el mundo con todas sus fuerzas para proteger a sus hijos, para mostrarles amor, para enseñarles disciplina, para dar todo lo que los hijos puedan necesitar, abundantemente, tanto como un padre puede dar. Padres, incluso cuando estáis enfermos, o cuando tenéis el corazón roto por cualquier motivo, cuando sentís que necesitáis un descanso, seguís levantándoos y saliendo al desafiante mundo para protegernos, para ganaros hasta el último céntimo para mantenernos a salvo en nuestro pequeño nido. Nunca podría enumerar toda la bondad, todos los actos de amor incondicional que hacéis por los hijos. Por favor, Dios, bendice a todos los padres. Gracias, Señor.

Ya no os veo, a todos vosotros, mis padres de muchas, muchas, muchas vidas ancestrales hasta ahora. Y en esta vida, tampoco os veo más. Pero al menos os he llevado a un entorno seguro y bienaventurado de mi propia creación en el Cielo. Aun así, tengo tantas ganas de veros para poder cogeros de la mano, traeros una taza de té, cocinaros un poco de sopa congee (vegana) cuando no estáis bien para comer alimentos sólidos. Nunca he hecho lo suficiente por vosotros y tampoco por mamá. Me lamento eternamente y me arrepiento eternamente.

Nunca podremos honrar lo suficiente a nuestros padres. Nunca podremos amar suficiente a nuestros padre. Y a veces cuando nos damos cuenta, ellos ya se han ido. Así que disfruten de sus padres mientras están aún con ustedes. Respetadlos, honradlos, obedecedles.

Sé que mis padres están en el Cielo, en los Altos Cielos y ellos están felices, pero aún los extraño mucho. [...]

Aunque ya hemos crecido, pienso que todavía todos necesitamos el consejo de los padres, la guía y el amor. Cuando tuve a mis padres, durante un corto tiempo en Hong Kong porque se les permitió venir a verme, sólo por un corto tiempo, me sentí como que era niña de nuevo. Estaba tan feliz. Desafortunadamente, no pude tenerlos mucho tiempo conmigo. Ojalá pudiera.

Nuestra situación en el mundo no es siempre favorable para las familias, en especial en algunas situaciones políticas. Las políticas y la guerra a veces no tienen espacio para el amor familiar o el amor humano. Es triste. Deseo que un día realmente alcancemos la paz permanente en nuestro planeta para que ninguna familia jamás tenga que ser separada unos de otros de nuevo. Y que ellos puedan disfrutar su amor mientras duren sus seres físicos.

Deseo que tengan mejor suerte que yo, queriendo decir que tengan a sus padres por un largo, largo, largo tiempo y disfruten de su amor. Y les deseo a sus padres salud, felicidad y tener unos hijos muy, muy filiales y buenos, virtuosos, de los que se sientan orgullosos. Disfruten de sus padres por mí. También los amo porque ellos son buenos. Ellos son los mejores amigos que podemos tener en esta vida física. Ellos son lo mejor.

Sólo puedo deciros a vosotros, padres, y a todos los padres, ya sean biológicos o adoptivos, que nos dais todo lo mejor que podéis, que dais todo lo que os podéis permitir, y que sacrificáis todo en silencio por el bienestar de los niños que están bajo vuestra ala, ya sea porque los habéis dado a luz o porque los habéis adoptado, con todo vuestro amor, todo vuestro cuidado, toda vuestra bendición. Que el Cielo os bendiga para siempre, en el nombre de Dios. Os quiero. Todos mis padres, por favor, perdonadme por cualquier cosa que haya hecho mal o por cualquier negligencia. A lo largo de todas estas vidas y en esta vida, no tengo excusa para toda la negligencia que haya tenido con vosotros, padres y progenitores.

Por favor, todos los hijos del mundo, valorad a vuestros padres. Ellos son el símbolo de los Cielos, del Amor incondicional de Dios, y del sacrificio y tolerancia sin límites. No tengo mejores palabras para alabarlos. Por favor, amadlos de mi parte, cuando aún tengáis esta fortuna de tener a vuestros padres en vuestra vida física. Y os deseo a todos que hagáis el bien, para que podáis transferir buenos méritos a vuestros padres antes de que sea demasiado tarde. Solo sed veganos y dedicad vuestro mérito a vuestros padres. Sed buenos ciudadanos y dedicadlo a vuestros padres. Haced todo lo que podáis por vuestros padres.

Que Dios os bendiga a todos, padres de todos los hijos afortunados. Que Dios os bendiga a todos, todos los hijos afortunados. Acordaos de vuestros padres, tanto si han fallecido como si aún están en vuestra vida. Cuidad bien de ellos. Haced todo lo posible por devolverles sólo un poco del amor que os dieron, de todos los sacrificios que han hecho por vosotros.

Y si es posible en todo caso, por favor, obtened la iluminación, buscad un Maestro que pueda liberaros y practicad espiritualmente, con diligencia, para que también podáis liberar a vuestros padres, tanto si todavía están vivos como si ya se han ido a algún otro lugar del Universo. Ese es el mejor, el más filial de todos los deberes que los hijos pueden hacer. Bendiciones para vosotros.

Que Dios os bendiga a todos, padres e hijos. Amén. Y yo os quiero.
Ver más
Últimos videos
2024-07-21
1460 Vistas
2024-07-20
1031 Vistas
2024-07-20
1414 Vistas
1:18

Loving Hut Abidjan, Costa de Marfil

2024-07-19   305 Vistas
2024-07-19
305 Vistas
Compartir
Compartir con
Insertar
Empezar en
Descargar
Móvil
Móvil
iPhone
Android
Ver en navegador móvil
GO
GO
Prompt
OK
Aplicación
Escanee el código QR o elija el sistema telefónico adecuada para descargar
iPhone
Android